¿Qué le pasa a mi hijo/hija adolescente?

La adolescencia de los muchachos que les tocó vivir, antes y durante, este confinamiento yo la he identificado como la de “los on-line”:

  • Videos «on line» en YouTube, Instagram, SnapChat, TikTok.
  • TV on Line en Netflix,
  • Música on Line por Spotify,
  • Conversaciones “on line” largas y reuniones en línea por WhatsApp, FaceTime, HouseParty y juegos “on line” que hasta el momento no puedo recordar sus nombres.

Es imprescindible saber que la adolescencia es quizás, la más importante etapa de desarrollo humano, y nos guste o no, posiblemente la última etapa en la que podremos compartir con nuestros hijos y estar pendientes de ellos.

Las preguntas son: ¿Será que esto solo les pasa a los nativos digitales adolescentes? ¿Estamos actuando los padres correctamente ante esta realidad? 

Abraham Maslow, identificó un modelo de 5 niveles de necesidades humanas comprendidas por necesidades básicas, fisiológicas y de auto-realización. Afirmaba que las de abajo deben satisfacerse antes que puedan atenderse las superiores, también aclaró que la satisfacción de una necesidad no es un fenómeno de «todo o nada», y admitió que una necesidad no debe satisfacerse al 100% en sus expectativas antes de que surja la siguiente.

No hay texto alternativo para esta imagen

Cómo el habló del ser humano en general y no de una etapa de su vida o desarrollo, y con el único fin de entender la adolescencia de nuestros hijos e hijas, me quedo con el Modelo de Barrett, que basándose en esta Pirámide de necesidades nos habla de 7 niveles de consciencia en su modelo.

No hay texto alternativo para esta imagen
Nosotros crecemos en “etapas de desarrollo” pero operamos en “niveles de consciencia”. - R. Barrett-

Una de estas etapas de desarrollo es la adolescencia y hoy es preciso hablar de los 3 primeros niveles compuestos por necesidades que a nuestros adolescentes les afectan:

El primero va relacionado con la Supervivencia (necesidades fisiológicas y de seguridad), aquí es cuando el adolescente está consciente de que debe cuidar su salud y buscar su seguridad física: comer en horarios, dormir lo suficiente, usar cinturón de seguridad en cualquier vehículo, usar casco cuando sube en una bicicleta, moto y mas aun, si practica un deporte de riesgo, debe usar todos los implementos de seguridad para seguir explorando su vida y expresarse.  ¿Hay consciencia de que la salud y la seguridad es lo mas importante para la superviviencia?

Entendamos que está muy clara la “zona de confort” de un adolescente (el respeto a su espacio), el reto es identificar su “zona de riesgo” y él tiene que estar claro, que en esta zona no está acostumbrado a operar y que debe buscar su seguridad cuando existen atentados aun desconocidos en su entorno como el alcohol, el tabaco y otras drogas más a las que está cada vez más expuesto.

Para reducir estos riesgos deberá siempre buscar estar acompañado, sobre todo, cuando está experimentando ambientes nuevos y conociendo a personas que no se relacionan con su entorno conocido y que con seguridad, quieren llamar su atención.

Lo mejor que podemos hacer para cuidarlos en este nivel de consciencia, siempre será, hablar con ellos y escucharlos, saber lo que piensan y sienten para identificar como actúan. No nos cansemos de prevenirlos, pues esto tiene más riesgos que cuando nosotros lo vivimos.

El segundo nivel está identificado por su relacionamiento (necesidades emocionales, de pertenencia y conexión). Aquí ellos le dan más importancia, al modo en cómo les ven los demás, quieren encajar en el grupo y ser aceptados. Casi siempre llevan la contra a sus padres y tienen unos alti-bajos emocionales frecuentes.

Es preciso siempre saber en donde están, con quien hablan tanto, si habrá adultos donde ellos estarán y si tenemos confianza y comunicación con esos adultos. Es necesario que nuestros adolescentes, además de compartir las redes sociales, se junten con otros adolescentes con intereses en actividades positivas y no con quien les presione por tomar decisiones peligrosas. No olvidemos que una de las cosas que mas valoran ellos aquí es la privacidad y la autonomía. (*)

(*) Dato tomado de un Diagnóstico de Valores realizado a 63 chicos de 14 a 16 años

El tercer nivel es el nivel de auto-estima, aquí el adolescente muestra la necesidad de ser reconocido y diferenciado por sus talentos y habilidades, además de ser aceptado y respetado. Para ello es sugerible motivar a la actividad física antes que a la vanidad. Si le gusta bailar, que lo haga hasta que sus piernas tiemblen y su corazón parezca que va a salir de su sitio. Pero que no se quede estático.

Reconocer sus esfuerzos y tratar sobre sus errores, será algo tan importante como apoyarle para que identifique cual es el valor que le diferencia del resto de su grupo. Aquí aprenderá a entender lo que significa “marcar la diferencia” y aunque con muchos tropiezos eso será lo que marque su futuro.

Estos 3 niveles de consciencia y sus necesidades, son los que están relacionados con el interés personal de nuestros adolescentes y hasta podríamos decir que con su “ego”. Sin embargo, hay más en los que deberán seguir trabajando e identificando conforme se desarrollen para que puedan conocer qué y cómo se llega a la auto-realización en la vida.

¿Quieres conocer más? Da click en el enlace:

Quiero conocer más y hablar con otros padres al respecto.